Échale más pluma

‘No me importa que seas gay pero que no se te note mucho’, ‘¿quién hace de chico y quién hace de chica?’ o ‘¿has aparcado ya el camión?’ son algunas de esas injuriosas preguntas que nos repiten a menudo a los que formamos parte del colectivo LGTBI. Por supuesto, de forma errónea y como consecuencia directa de la heteronormatividad.

¿Hetero qué? Me refiero a un modo de entender el mundo desde una perspectiva heterosexual predominante. De este modo, las expectativas de lo que se supone que debe ser un hombre se basan en la masculinidad y en el caso de la mujer en la feminidad. Y cualquier comportamiento que salga de este estereotipo es señalado, cuestionado y juzgado, independientemente de su orientación sexual, pues se trata de una cuestión estética.

¿Dónde hay plumofobia?

A este fenómeno lo llamamos ‘plumofobia’; está presente en diferentes ámbitos de nuestra sociedad, y lo peor de todo, está presente dentro del propio colectivo, intentando legitimar formas más válidas de ser homosexual+. La plumofobia rechaza la pluma, es decir, censura que una mujer pueda tener características, rasgos o comportamientos masculinos y un hombre, femeninos. ‘Soy gay pero no tengo por qué ir con una bandera en la frente’, es el típico ejemplo que demuestra que vivir dentro de la diversidad, no te hace automáticamente tolerante con todas sus expresiones.

¿Dónde encontramos plumofobia dentro del colectivo? En la comunicación no verbal cuando se rechazan amaneramientos, formas de caminar o de posar en un selfie; también, en la estética (‘si quedas conmigo, deja el bolso en casa’); en el rol sexual que asocia en el caso de los hombres al pasivo con la feminidad y la sumisión; y sobretodo, en las aplicaciones para ligar dónde explícitamente se puede leer en las descripciones de algunos los perfiles ‘NO PLUMA’.

Plumofobia en Grindr (Foto por @Nononseguracoach)
Plumofobia en Grindr (Foto por @Nononseguracoach)

En Dia Internacional Contra la LGTBI-fobia (17 de mayo) hemos hablado de muchas fobias pero la que atenta contra ‘la pluma’ ha pasado de puntillas. La pluma, como las travestis, tiene la cualidad de ser transgresora y romper esquemas. Se trata de una manera de ser y de estar en el mundo, una forma de desenvolverte y expresarte completamente alejada de los clásicos hashtags ‘hombre’ y ‘mujer’. Rechazarla es inadmisible en pleno siglo XXI y algo que resulta grotesco e incongruente si sucede dentro del propio colectivo.

la pluma mola, y mucho

Desde el Observatori Contra la Homofobia (OCH) de Cataluña trabajamos para poner barreras a todo tipo de discriminación, incluida la plumofobia. Por ello, os invitamos a superar complejos, prejuicios y tabúes y dejar atrás etiquetas que únicamente limitan el concepto diversidad. Por respeto y admiración a todas las personas singulares, juguemos con los géneros, pintémonos una uña, pongámonos tacones, abracemos la diversidad y echémosle un poco de pluma a todo porque la pluma mola, y mucho.

Joanne Tour Lady Gaga Barcelona
Plumeando en Joanne Tour de Lady Gaga en Barcelona

Jose Cuadrado

Responsable de prensa y comunicación de l’Observatori Contra la Homofobia (OCH) de Cataluña

Publicado por Josemola

@josecuadrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: