Los Corona NiNis

Se acabo el verano y no sé a ti pero a mí me ha dejado como a la Martirio: ¡malita de los nervios! Y fíjate que me considero una persona alegre, optimista y loca del coño si hace falta pero es que no llevo muy bien eso de pertenecer a la generación más preparada de este país y aún así ser un Corona NiNi.

Sí, un Corona Nini: Ni trabajo estable, Ni expectativas de futuro. Y como es lógico, esta situación me ha tenido malo de acostarme, malo de tomarme una pastilla, malo de no querer ni abrir el Instagram.


Mi gente me decía: ‘no te agobies, disfruta del verano y descansa… ¡te lo mereces!. Y estoy de acuerdo: me lo merezco porque llevo desde los 15 años pringando sin parar pero tal vez no quiero merecérmelo y seguir con mi trabajo y mi vida porque ¿QUÉ narices hago yo con esta sensación de culpabilidad?, ¿cómo gestiono la culpa de no sentirme productivo en un mundo capitalista mientras cobro el paro (que nadie me ha regalado, por cierto)? ¡Y digo más! ¿Cómo narices voy a disfrutar de este verano si ni siquiera he podido bailar el Rain on me de lady Gaga en un Orgullo?

La verdad, estoy desanimado como supongo que muchos estudiantes que se han quedado sin un contrato precario de prácticas, o muchos amigos que han vuelto a casa de sus padres, o artistas que han tenido que han recurrido al crowdfunding para subsistir, autónomos que han pagado cuotas por NO poder trabajar o incluso empresarios que han cerrado su pequeño negocio tras una temporada nefasta.

Surrealista, especialmente cuando tenemos a Italia votando cómo reducir a sus políticos a la mitad (y el gasto que suponen) para ahorrar mientras que en España ostentamos el título de ser el país europeo con la mayor tasa de desempleo juvenil de toda Europa, los profesores vuelven a las aulas con protocolos contradictorios, los rastreadores no se aclaran, siguen faltando sanitarios y nuestros políticos combaten el virus con performances televisivas y multas como principal herramienta

Total, que me resulta paradójico pertenecer a la generación que vive la mejor democracias que haya visto España y, a la vez, ser la generación menos libre porque, a fin de cuentas, independizarte (que es ese ejercicio de libertad para encontrarse a sí mismo) es, cada vez más, una misión imposible

Pero como digo siempre: menos drama y más banana, porque aunque el futuro sea incierto por lo menos tengo salud, sueños y ganas de seguir haciendo malabarismos en busca de una oportunidad. Por eso, acabo de hacer una de las mayores locuras de mi vida y me he mudado a Madrid en plena segunda oleada porque, como dijo un sabio una vez: lo único imposible es lo que nunca se intenta ¡Ánimo a todes!

Publicado por Josemola

@josecuadrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: